sábado, 21 de julio de 2012

"¿Estuviste allí?" / "Vinimos millones..."

"¿Estuviste allí?". Todavía la preguntita de marras golpea nuestras cabezas con el mismo frenesí que lo hacía en la del tribuno Marcelo Galio (Richard Burton) en la película La túnica sagrada (The Robe, en su título original). Y al mismo desquiciamiento al que él era llevado por el obsesivo recuerdo de la crucifixión de Jesús de Nazaret, nos conduce a nosotros todavía hoy, mediodía del día 21 de julio, cualquier alusión a lo que debió haber sido, pero vergonzosamente no fue. Porque hora es ya de reconocerlo. Ninguno de los miembros de esta redacción estuvo en ninguna de las manis convocadas el pasado jueves. Y no porque no estuviéramos de acuerdo -excepción hecha de S'Peare, nuestra particular oveja negra neocon- al cien por cien con la convocatoria. ¿Y qué queréis que os digamos? Pero ver allí reunidos y unidos, por primera vez tal vez en la historia, al grueso de organizaciones sindicales de este país, al 15-M, los yayoflautas y, en general a toda la ciudadanía, ¡Y FALTAR NOSOTROS!...

Y no hay excusas (salvo para Nadie, que por suerte se repone satisfactoriamente del salvaje ataque del que fuera víctima). Ni para el Manco ni para Dosto, y mucho menos para Rambó y Telémaco ("Había demasiada distancia hasta el punto de reunión y entramos en todos los bares, cervecerías, frankfurts y pubs que encontramos a reponer fuerzas. Cuando nos dimos cuenta, estaba amaneciendo"). No es de extrañar que aún pasemos de puntillas -y sin osar mirarla- frente a la tricolor republicana que preside la entrada a la sala de reunión del grupo. Llamadle paranoia, pero a la pobre se le ha quedado un rictus entre severo y sardónico, y nos parece estar escuchándola: "vagos, gallinas, insolidarios, escoria, ¡fachas!". Aun así, se la ve pletórica, pues no en vano, todas las manifestaciones tuvieron un seguimiento excepcional y ello, a pesar del poco tiempo que tuvieron los organizadores para articular la protesta.

Por otra parte, no hay mejor prueba del éxito de la movilización (muchos de nuestros amigos, que SÍ fueron, salieron convencidos de que Rajoy no acabaría la legislatura) que el catastrofismo que ha vuelto a presidir rápidamente la prensa, orientado, mucho nos tememos, a poner sordina al asunto, y enterrar el fervor popular en medio de una nueva espiral de angustia a lo bruto. Así, por ejemplo, lo que hemos pescado en los medios en menos de 36 horas: un rescate en Valencia, previsión de rescates en otras seis comunidades (entre ellas, algunas de peso notorio, como Cataluña o Andalucía) y, por supuesto la consabida presión de los mercados, la prima por las nubes, y un des(Gobierno) al que se le ha visto el plumero demasiado pronto (el desmantelamiento acelerado del Estado del bienestar), y cuya rapacidad, falta de coraje y nula capacidad para pilotar la nave, no ofrecen alternativa ni bálsamo a la inquietud instalada en el ánimo de la ciudadanía. No quisiéramos contribuir a todo este marasmo, pero entendemos que es también nuestra obligación informaros de todo aquello que el Poder oculta o maquilla. Por ello os dejamos este enlace a un artículo de Pedro Olalla que, con su brutal sinceridad, nos heló y al mismo tiempo nos hizo hervir la sangre: http://www.lavanguardia.com/lectores-corresponsales/20120720/54327951154/rescate-espana-grecia.html. Como también este otro, 
extraído del blog de Vicenç Navarro, que os ilustrará del grado de connivencia de nuestros (des)gobernantes con los puñeteros rescates. ¡Y el farsante de Rajoy haciéndonos creer que está atado de pies y manos! ¡Menudo sepulcro blanqueado!: http://www.vnavarro.org/?p=7559.

Pero nuestra ausencia en las manifestaciones no es la única circunstancia de la que no nos sentimos orgullosos estos últimos días. Consultando el fantástico calendario que nos regalara Penélope, en el que cada jornada viene jalonada por el recuerdo a algún escritor nacido en ella, nos damos cuenta de que estos últimos tres días hubieran cumplido años Mayakovski, Petrarca y Hemingway ("yanqui bebedor, barbudo y extremado", según reza en el almanaque). Pero quedémonos con el georgiano, ("una bofetada al gusto del público", de acuerdo al manifiesto futurista que firmara con Burliuk, Kruchenij y Jlébnikov), poeta revolucionario en todos los sentidos, nacido un 19 de julio, y autor de textos como el que sigue, y que os ofrecemos a modo de homenaje tanto al poeta como a todos aquellos que abarrotaron las calles clamando contra la injusticia:

Hoy / en nosotros / están puestos / los ojos del mundo entero / y de todos las orejas enhiestas / captan lo mínimo nuestro / para ver esto / para escuchar estas palabras: / esto / es la voluntad de la revolución, / lanzada más allá de su último límite / esto / es un mitin, / que en las moles de las máquinas / dio cabida a hombres y a bestias, / esto / son manos, / zarpas, / pinzas, / palancas, / allí, / donde el aire enrareció, / clavadas con unanimidad de promesa. / A los poetas / que lanzan sus aullidos al cielo, / olvidad, / escuchad estas canciones: / "Vinimos a través de ciudades, / nos abrimos paso por tundras, / pisamos barros y charcos. / Vinimos millones, / millones de obreros, / millones de trabajadores y empleados. / Vinimos de los hogares, / escapamos de los almacenes, / de las tiendas arreboladas de incendios. / Vinimos millones, / millones de objetos, / destrozados, / rotos, / arruinados. / Bajamos de las montañas, / reptamos de los bosques, / de los campos agostados por los años, / vinimos, / millones, / millones de bestias, / montaraces, / torpes, / hambrientas. / Vinimos, / millones / de impíos, / paganos / y ateos  /, golpeándonos / con la frente, / con hierro oxidado, / con el campo – / todos / con fervor / recemos a Dios / ¡Aparece, / no del lecho estelar, / mullido, / Dios de hierro, / Dios de fuego, / no el Dios de Martes, / Neptunos ni Vegas, / Dios de carne, / Dios-Hombre! / ¡No el envarado allí, / entre las estrellas, / el terrenal, / el que está entre nosotros / sal, / aparece! / No el / "que estás en los cielos". / Nosotros mismos / a la vista de todos, / hoy / obraremos / milagros. / Para batallar / en tu nombre / en el fragor, / entre el humo / nos encanritamos. / Nuestra proeza / será tres veces más difícil que la de Dios, / que creó / llenando de cosas la nada. / Nosotros / debemos construir lo nuevo / discurrir, / dinamitar lo viejo.
                                                    (150 000 000, fragmento, trad. de José Fernández Sánchez)

2 comentarios:

  1. Guillem Martínez: El 12 de julio como golpe de Estado, http://www.diagonalperiodico.net/El-12-de-julio-como-golpe-de.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Las medidas gubernamentales parecen no estar orientadas a solucionar ninguna crisis, sino a realizar, a través de ella, un gran cambio estructural. [...] La sociedad debería empezar a meditar si el fin del bienestar que vivimos es –y éste es un posible nombre que redefine la palabra “recortes”–, un golpe de Estado. Un cambio violento del marco legal vigente. Un delito. Y, como tal, que convierte a las personas y los gobiernos que lo están realizando en susceptibles de ser juzgadas". ¡Verdades como puños!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...