viernes, 27 de julio de 2012

Correspondencias #6

...ese límite que, al modo del horizonte,
convoca a lo ilimitado...

Penetrar en la luz, o dejarse habitar por ella, ser luz, acabarse en luz, hacia el centro de la luz, hacia su océano, hacia el vértice en que ella deviene oscuridad. El ángel que guía o el ángel que emerge, el ángel que cae o aquel otro que es viento. Se erigen los caminos para alcanzar a Dios, cuando el verdadero camino es de descendimiento hacia la noche, sangre, Gólgota, cenizas, sombra, nada. "El duende no está en la garganta". "...sube descendiendo" ...hacia (desde) el vientre de la cueva, escenario donde se arma el engaño... fuente de toda luz. Visión y ceguera. Llama de amor viva y nagual. Aullido y reptil. Dionisíaco y apolíneo. Santidad y prostitución. Azar y necesidad. Entusiasmo y quietud. Mito y logos. Musa y duende. Maga y Oliveira. Estudiantes y Gimnasia. Sol y La menor disminuido. Satisfaction y Let it beConciencia de visionario y maldita faena. Querencia solar y atracción por el abismo. "Él busca por sí mismo y agota en sí mismo todas las formas de amor, de sufrimiento, de locura, todos los venenos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...