domingo, 16 de diciembre de 2012

Poemas de la última noche en la Luna

un fulgor de palabras e interrogantes amargos. explora mis pupilas y atiza mis venas con el desgarro de un verso blasfemo, de imprecación aguda e impetuosa, tentándome a encarnar cualquier papel, a desertar de mis mil caras y volver rápidamente a ellas con la seguridad de un demente.
rompe ya la tela, mi hechicera!
                                                    porque nadie te ha codiciado tanto como yo. no habrá noche, ninguna más, ni eco ni oscuridad como esta. acorrálame con tu sombra hasta no dejarme escapatoria! y prende tu vientre eléctrico en mi corazón a la deriva, en su narración anónima de tiempo vencido sin arboladura; toma mi bajel, mi ciudad, mi país, llégate por cualquie­ra de sus caminos de fuego y beber huidizo, rodea sus tra­viesas de papel de fumar, olvídate a sus descampados, a sus quimeras angostas sin amanecida, y enhebra tu canto, mece su aliento en mi soleda­d exaltada. como la salmodia de alguna sirena envidiosa, el teléfono no dejará de sonar mientras fluimos en la noche y el beso lunar, audaz como la vida, se entrega a su aullido, a su caricia imperfecta. y será tan dulce la tiniebla! ...que invitará a recogerse en un último adiós con aroma amargo a despedida

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...