domingo, 9 de diciembre de 2012

pero ella solo busca veintiún gramos de evasión y tu carne es tan lánguida...

La chair est triste, hélas! et j'ai lu tous les livres (Mallarmé)

y parloteaba en un espacio abisal que se desleía en el mismo salivar, mientras rebuscaba con sus manos desosadas entre los deshechos poéticos de la periferia...

         (entre la bruma no se distinguían
               más que bandadas
               de espantajos azules,
          salvaguardando a los chamanes
               del clamor de sus propias pócimas
                                                           airadas)

era la hora de desembarazarse de los sirgadores, del capitán arab y del noble espantapájaros de dylan zimmerman, de desamarrarse del querido cuerpo y del saber de los lápices,
                      para anudarse en la quebrada metáfora
                                   analgésica de Patricia Lee y, sin rehuir la lucha,
                                   lastrarse esquina mental abajo, a través de su íntima
                                   ramificación
                                   clitoidea,

cacheando cacheteando en lo más hondo de su réptil
caverna lunar, en los pudorosos orificios de su
bipolaridad especular, hasta alcanzar
la oscilante elevación de su trino aleteo.

pero ella solo busca veintiún gramos de evasión y tu carne es tan lánguida...

bajando de Moutarde, acompasado por el latido pendular de una luz interior. enjambres otoñales alfombran su paso. el hallazgo entre las olvidadas traviesas de la antigua vía férrea de un espejo con forma de labios, le arroja a la umbría evocación de otros labios, al eclipse de unos párpados, a un iris gineceo.

pero ella tan solo buscaba veintiún gramos de evasión y tu carne era tan lánguida...

que cuesta creer que todavía permanezca ahí, en la anodina certidumbre de unos matorrales, con sus silencios anestesiados por el deseo intravenoso, con el bullicio de su sangre eternamente adormecido por el absurdo remordimiento.

sobre el rumor de las conversaciones plisadas y los asombros
de los niños que corretean pueblo abajo, sobre este revuelo de lo cotidiano,
                                                              por un momento, quisiera percibir el
                                                              abatimiento
                                                              del corazón en la piedra,
                                                              el fuego que se protege
                                                              aterido del frío olvido.

(el tañido de una campana, la lágrima de una nube, el metálico ronroneo del último automóvil que enfila la cuesta, le devuelven a sus pasos, a su fingida soledad peregrina, a su apariencia más hipócritamente íntima...)
                                        escanciar hasta la última palabra por el temor
                                        de inocular su hastío, cegar definitivamente los ojos.

quién buscará hoy veintiún gramos de evasión cuando la carne es tan lánguida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...