sábado, 21 de mayo de 2016

onirosábado

acodada sobre el alféizar de la ventana, todavía humeante entre sus dedos la pluma estilográfica Cross, seguía con la mirada a la muchedumbre festiva en sus idas y venidas por el puente de piedra sobre el cauce seco del río. 

de vuelta a la página en blanco, destellos de otros sábados (la mecedora de la abuela, la biblioteca del barrio, Con faldas y a lo loco, una sobremesa literaria que acabó en un meublé, una tarde en el Trastevere después de visitar la tumba de aquel cuyo nombre fue escrito en el agua) resplandecieron en su mente con una fruición no exenta de nostálgica zozobra.

mientras tanto, el tiempo avanzaba en la herida del domingo con meticulosidad de relojero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...