domingo, 15 de mayo de 2016

oniroalivio

ayer, justo a la caída de la tarde, vagando por las estrechas y bulliciosas calles donde se escenificara su infancia, de improviso y casi sin pretenderlo, advirtió cómo finalmente había conseguido dar esquinazo a aquel peatón de su sombra entregado a analizar, elucubrar, sopesar, calcular o valorar, pero jamás -como en interminable sucesión de semáforos en ámbar- a la tentativa o la ensoñación.

súbitamente aliviado -aunque sin regocijo visible-, quizá cayó en que solo le restaba desembarazarse de un último peatón: el responsable de sus pasos en falso y las huidas hacia delante.

6 comentarios:

  1. La vida: ese ir deshaciéndose de capas y capas de sueños e ir recubriéndose de capas y capas de recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sólo de recuerdos, sino de sombras. Pero permítase soñar un poco en esta hora de la caída de la tarde... Un cordial saludo.

      Eliminar
  2. SUEÑO

    Desgarrada la nube; el arco iris
    brillando ya en el cielo,
    y en un fanal de lluvia
    y sol el campo envuelto.
    Desperté. ¿Quién enturbia
    los mágicos cristales de mi sueño?
    Mi corazón latía
    atónito y disperso.
    ...¡El limonar florido,
    el cipresal del huerto,
    el prado verde, el sol, el agua, el iris!
    ¡el agua en tus cabellos!...
    Y todo en la memoria se perdía
    como una pompa de jabón al viento.

    Antonio Machado

    ResponderEliminar
  3. !Todo apunta a que estaba a un par de semáforos de ser libre!

    Cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mientras no me caiga algún semáforo sobre la cabeza...! Un cordial saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...