viernes, 18 de enero de 2013

Alma región luciente


Hija, ¿quieres venir conmigo al bosque?
Ya sabes, no es un bosque, es sólo una
                                               [arboleda
de pinos polvorientos, junto a un hosco
                                              [barranco,
pero nos ilusiona ese nombre de sueño.

Dame tu mano. No: toma la mía,
guíame, entre detritos y pinocha,
por las sombras del tiempo, ahora que veo
en sus cercos a una niña que es Alma de quien
                                                                    [soy.
(Andrés Sánchez Robayna, fragmento LXXIII de El libro,
tras la duna -primer y último versos modificados-)

2 comentarios:

  1. Qué bonita es mi nena...

    Felicidades, Alma.

    (Penélope)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por descubrirme este precioso poema. Qué suerte tiene Alma de tener unos padres que la quieran tanto y un poema con su nombre.

    Felicidades, Alma!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...