miércoles, 12 de julio de 2017

la riera

a N, dona d'aigua, font d'inspiració

de passeig pel voral de la riera, el murmuri d'aigua i fulles es fon amb la remor dels pensaments. en quin rabeig es féu temps l'etern fugir d'aquestes aigües? alcem l'esguard per sobre el fullatge i contemplem el nostre reflex sota els núvols.

on es troba la resposta a la nostra cerca? tal vegada en la pluja pressentida per verns i freixes? en el cant de la mallerenga, capaç de traspassar el cor de la malenconia? o potser en els ponts delerosos de camins, esborrats per la mala herba? en la nostra ignorància, ens sentim bé escoltant, sentint, bategant, sent una mica junts. com en un joc, sortegem una i altra vegada la llera de pedra en pedra, cap a la font...

escollim els llocs o ens dicten ells la nostra pròpia intimitat? a l'hora de les confidències, em concedeixes amb un somriure que el teu paper mai es representà al prosceni, sinó a la penombra blavosa dels bastidors. però a mi m'envaeix una dolça plenitud de tramoista quan enfilo el meu silenci en el plugim lluminós del teus ulls serens.

després prenc un corriol amb plafons que m'acosten el passat de la comarca: la rauxa de bruixes i bandolers es barreja amb el bucolisme dels paisatges i jardins de Rusiñol (una pinzellada, una fogonada, un crit ofegat per la foscor: signes de la impermanència? de la nostra fugacitat?). torno a la riera i encara que sé que ja no hi ets (que potser ni tan sols fossis), romans en la humitat tèbia que es nua al meu cos absort. dona d'aigua, fluir lliure més enllà de les ombres del darrer somni, batec titil·lant, cant infinit sobre la superfície de l'aigua...


*  *  *

(Versión en castellano)

de paseo por el margen de la riera, el murmullo de agua y hojas se hace uno con el rumor de los pensamientos. ¿en qué remanso se hizo tiempo el eterno huir de estas aguas? alzamos la mirada por encima del follaje y contemplamos nuestro reflejo bajo las nubes.

¿dónde descansa la respuesta a nuestra búsqueda? ¿tal vez en la lluvia presentida por alisos y fresnos? ¿en el canto del herrerillo, capaz de atravesar el corazón de la melancolía? ¿o quizá en algún puente ávido de caminos, borrados por la maleza? en nuestra ignorancia, nos sentimos bien escuchando, sintiendo, palpitando, siendo un poco juntos. como en un juego, sorteamos una y otra vez el cauce de piedra en piedra, hacia la fuente...

¿escogemos los lugares o nos dictan ellos nuestra propia intimidad? en la hora de las confidencias, me concedes con una sonrisa que tu papel nunca se representó en el proscenio, sino en la penumbra azulada de los bastidores. pero a mí me invade una dulce plenitud de tramoyista cuando enhebro mi silencio en la llovizna luminosa de tus ojos serenos.

luego enfilo un sendero con paneles que me acercan el pasado de la comarca: la rauxa de brujas y bandoleros se entrevera con el bucolismo de los paisajes y jardines de Rusiñol (una pincelada, un fogonazo, un grito ahogado por la oscuridad: ¿signos de la impermanencia? ¿de nuestra fugacidad?). vuelvo a la riera y aunque sé que ya no estás (que quizá ni siquiera fueras), persistes en la humedad tibia que se anuda en mi cuerpo absorto. mujer de agua, fluir libre más allá de las sombras del último sueño, latido titilante, canto infinito sobre la superficie del agua...

2 comentarios:

  1. Muchas gracias, Nadie.

    Me has emocionado. Gracias, gracias.

    N.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, N. También fue emocionante escribirlo. Un cordial saludo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...