jueves, 17 de julio de 2014

"…Y yo me iré. Y se quedarán los pájaros cantando" (pajaradas futboleras, end of season? never!)

5 comentarios:

  1. Pero estimado Nadie... ubi sunt el huerto, el verde árbol y el pozo blanco????

    Chst chst chst... mucho guiño futbolero y cinematográfico, pero si Juan Ramón levantara la cabeza...

    ResponderEliminar
  2. En efecto, son muchos -demasiados, cada vez más numerosos-. aquellos para quienes los cánticos de la hinchada equivalen al píar de los pájaros.

    Si caso cayeran en la cuenta de que el estadio tiene un efecto jaula...

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, mis queridos amigos. Lo reconozco. Me han cazado. Es cierto. Una de mis lecturas de este verano es el libro de Alfredo Relaño "366 historias del fútbol mundial que deberías saber". Pues bien, ¿y qué? ¿O es que acaso no hay vida más allá de Proust, Joyce o Kafka? Un cordial (y futbolero) saludo...

    ResponderEliminar
  4. Ande, ande, déjese de bobadas y pínteme al menos un árbol verde y un pozo blanco, que quedarán muy propios.

    (Esos pájaros de pésimo agüero dan un mal fariooooooooooooo...)

    ResponderEliminar
  5. Leo en Relaño las siguientes palabras de Orwell: "Durante los años de entreguerras el fútbol hizo más que ninguna otra cosa por hacer soportable la vida de los desempleados". Lástima que Relaño se deje, suponemos que para mejor ocasión, este otro fragmento de "1984": "Heavy physical work, the care of home and children, petty quarrels with neighbors, films, football, beer, and above all, gambling filled up the horizon of their minds. To keep them in control was not difficult" ("El duro trabajo físico, el cuidado del hogar y de los niños, las mezquinas peleas entre vecinos, el cine, el fútbol, la cerveza, y sobre todo el juego, ocupaban su horizonte mental. No era difícil mantenerlos controlados"). La insalvable ambivalencia del fútbol...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...